Vive
mejor

BLOG

BLOG

6 errores que no te permiten bajar de peso

August 02, 2018

 

 

 peso

Si estás leyendo esto, probablemente llevas tiempo intentando perder peso y te estés preguntando por qué te cuesta tanto trabajo. Cuando esto ocurre muchas veces buscamos la opción fácil y pensamos: “debe ser que no he encontrado algo ideal que me ayude a perder grasa”, “será que ceno carbohidratos” o “será que estoy comiendo mucha fruta”. Antes de buscar tantos “por qué” a tu pregunta, centrémonos en revisar otros aspectos:

  1. Consumes alcohol el fin de semana.

Toma en cuenta que las bebidas alcohólicas añaden calorías extra y que no te aporta ningún nutriente que te beneficie. El alcohol no puede almacenarse en el cuerpo así que tiene que oxidarse para convertirse en energía y así eliminarse. Esto quiere decir que el cuerpo tiene energía de sobra con el alcohol, por lo cual deja de utilizar carbohidratos y grasas para poder convertir el alcohol en energía y pueda sacarlo de tu cuerpo, digamos que el metabolismo se detiene y ahora no sólo no quemamos, sino que almacenamos. 

Recomendación: Lleva un control del alcohol que consumes, no sólo entre semana, sino también si sales el fin de semana. Evita hacer combinaciones con jugos o refrescos y proponte hacer una reducción a la mitad de la cantidad de alcohol, al menos si al inicio te parece demasiado eliminarlo totalmente.

  1. No revisas las etiquetas.

No siempre lo que te diga la etiqueta va a ser 100% verdadero. Aunque la etiqueta diga que el alimento es light o tiene 0% grasas o 0% azúcares, debes saber lo estás comprando. Aunque un alimento diga “sin azúcar”, puede referirse más bien a azúcares añadidos, pero, ¿qué significa esto? Los azúcares se encuentran en forma natural en la leche (lactosa) y las frutas (fructosa). Hablamos de azúcares añadidos cuando éstos se agregan a los alimentos durante su procesamiento y preparación, para darles un sabor dulce o conservarlos. Por ejemplo, una fruta al natural tiene azúcares, pero son naturales, no añadidos; la mermelada de la misma fruta tiene azúcares añadidos para endulzarla.

Recomendación: Evita al máximo los productos procesados y empieza a comer más naturales. Cuando comas envasados lee las letras chiquitas para que sepas lo que realmente te están vendiendo.

  1. Comes muy deprisa.

Comer demasiado deprisa puede hacer que tu cerebro no reciba a tiempo las señales de las hormonas de saciedad que tu estómago está enviando, por lo que acabas comiendo más de la cuenta. Comer despacio puede reducir tu ingesta calórica y hacerte sentir más saciado al terminar.

Recomendación: Si estás habituado a comer deprisa deberás prestar atención a tu forma de comer por un tiempo hasta que comer más lento se vuelva algo automático para ti. Algunos trucos son dejar el tenedor en la mesa entre bocado y bocado para no agarrar comida cuando aún estás masticando el bocado anterior.

  1. Excesos el fin de semana.

Te cuidas muy bien durante toda la semana, pero llega el fin de semana y quieres premiar tu logro dando rienda suelta a lo que comes, y más que nada a través de grasa y alcohol. Pero el problema, sobre todo, es de aquellos que se sobrepasan muy excesivamente, los que pasan del blanco al negro el fin de semana.

Recomendación: Esto ocurre normalmente porque estamos siendo demasiado estrictos durante la semana. Y la comida nos aburre tanto de lunes a viernes que, a partir del viernes en la noche damos el tiro de salida hacia la comida basura. Una solución puede ser, hacer más atractivos tus platos de la semana. Puedes tomar ideas de los demás blogs aquí en la página sobre recetas.

  1. Ese “a veces” no es tan “a veces”.

“De vez en cuando me tomo una cerveza o una copa de vino”, “de vez en cuando como tacos”, “de vez en cuando tomo refresco”. Si vamos sumando estos “de vez en cuando”, no es que a veces hagas alguna transgresión, sino que a diario hay algo en tu dieta que no te ayuda a llegar a tu objetivo.

Recomendación: Registra todo lo que comes día a día y revísalo al terminar la semana para checar qué te está fallando. Simplemente apuntar lo que comemos nos hace ser más conscientes de lo que realmente estamos consumiendo.

  1. Estás estresado o no duermes lo suficiente.

Los problemas de sueño, vivir excesivamente bajo estrés y las pocas horas de descanso hacen que nuestras hormonas se pongan en alerta. La elevación del cortisol, que es la hormona del estrés o el aumento de las sensaciones de hambre (por la disminución de la hormona leptina que la regula) pueden llevarnos entre otros motivos a ganar peso o a impedir que podamos perderlo.

Recomendación: Busca métodos para reducir el estrés cómo técnicas de relajación, de yoga o tomar un masaje relajante. En cuanto a las horas de sueño, márcate unos horarios para ir a dormir y disminuye la activación reduciendo la luz en casa y la exposición a pantallas como la televisión o el celular una hora antes de ir a dormir.

También te podría interesar nuestro post: Razones por las cuales es más difícil bajar de peso.

Compartir  
Gabriela Lataban

Escrito por: Gabriela Lataban

Gabriela Lataban, Licenciada en Nutrición, su objetivo principal es mostrar su pasión por enseñar a las personas que la rodean a aprender a comer, a cuidar y, por lo tanto, a amar su cuerpo. Procura transmitir su ideal de que una buena alimentación sí es igual a comer rico y sin restricción de alimentos, cuidando únicamente la cantidad, combinación y frecuencia del consumo de estos. Tiene la firme convicción de que una alimentación correcta es la mejor arma preventiva de diversas enfermedades. En VIME ha logrado trabajar con empatía con sus pacientes consulta a consulta, motivándolos a lograr siempre sus objetivos.

Nuestros autores


L.N. Sandra Salazar

Licenciada en Nutrición, especialista en VIME Satélite. 

 


L.N. Leslie Bonilla

Licenciada en Nutrición, especialista en VIME Del Valle.

 


L.N. Fernanda Ambriz.

Licenciada en Nutrición, especialista en VIME Palmas.

 

Dra. Gloria Flores Hernández.

Médico General, Mtra. en Nutrición Clínica. 

También podría interesarte:

Categorías