Vive
mejor

BLOG

BLOG

Empatía: Una herramienta efectiva al trabajar por la salud.

August 14, 2018

 

 empatía

Muchas veces habrás escuchado la palabra “empatía”, seguramente en alguna conversación, en algún libro, discurso, etcétera. ¿Pero a qué se refiere realmente esta palabra? ¿Qué significa ser empáticos?

Comúnmente la encontramos definida como “ponerse en los zapatos del otro”, sin embargo, esta cualidad engloba mucho más: significa poder comprender, entender y respetar las emociones, sentimientos y perspectivas del otro, dentro del mundo de las habilidades interpersonales es todo un arte que nos permite construir relaciones sólidas, enriquecedoras y nutritivas.

La empatía nos permite entender a la persona que tenemos frente a nosotros, sin anteponer juicio alguno, a manera personal siempre me ha gustado explicar este concepto con la siguiente metáfora: la empatía es como agregarle una cucharadita de suavizante a las relaciones que establecemos con los demás.

Nosotros como terapeutas debemos estar habilitados con esta herramienta, es la que nos ayudará a comprender la historia de un paciente y el por qué quizá no se esté apegando al tratamiento, la empatía nos servirá también para poder recibir de la manera menos corrosiva los posibles ataques de un paciente enojado, frustrado o triste y en lugar de engancharnos con dicha problemática poder ayudarle a generar las estrategias y los recursos emocionales que puedan conectarlo de mejor manera con su tratamiento y con el mismo.

Esta habilidad se va desarrollando desde la infancia, son nuestros padres quienes nos ayudan a poder registrar los sentimientos y necesidades de los demás, en ocasiones cuando hay inconvenientes para generarla podemos llegar a tener problemas para conocer y comprender a quienes nos rodean, esta forma de “relación” se puede trasladar a todos los ámbitos de nuestras vidas empobreciendo la calidad de nuestras relaciones interpersonales.

Para trabajar con empatía no es suficiente el escuchar o el comprender, hay que saber aplicarla de manera práctica, he aquí algunos puntos básicos para el uso de esta herramienta:

  • Disposición física, mental y emocional para escuchar: Esto quiere decir que mente-cuerpo y emociones deben estar sintonizados para poder comprender al otro, tendremos entonces que cuidar nuestra postura corporal, la distancia o la proximidad con el otro, ni tan lejanos, pero tampoco tan cerca que invada el espacio del otro y pueda sentirse incómodo, poner atención al discurso y a la gama de emociones que la persona que tengamos frente a nosotros nos despliegue en ese momento.

 

  • Evitar juicios o etiquetas: El uso de juicios o calificativos pueden debilitar el contacto genuino con el otro, evitar esto podrá conectarnos mejor con la otra persona y comprender mejor su mundo interno.

 

  • No al síndrome “Yo-Yo”: En ocasiones podemos vernos tentados a compartirles nuestras experiencias a alguien que pudiera estar pasando por situaciones similares a las nuestras, sin embargo, plagar nuestra interacción con el otro con frases como “yo haría”, “yo hice”, “yo pase por lo mismo “, no solo merman la intención de estar con el otro, sino que pasamos a ser protagonistas dejando de lado la problemática de la persona que nos está confiando alguna situación.

 

  • Evitar sentirnos expertos: Muchas veces podemos entender muy bien la situación o problemática de alguien, sin embargo, el querer darle la solución o minimizar la situación con frases como “no es para tanto”, “no está tan difícil”, es algo que afecta el poder empatizar con el otro, además de que les resta importancia a los sentimientos de la otra persona.

 

  • Utilizar Comunicación Asertiva: Poder expresarnos de manera directa, clara y respetuosa con el otro amplificará la empatía y la comunicación efectiva, esto implica que se puedan generar estrategias y acuerdos que beneficiaran al otro.

 

  • Sacar provecho de la retroalimentación: Implica no deducir, ni suponer, es reflejarle al otro con respeto y cuidado lo que yo estoy percibiendo  o sintiendo con respecto a lo que nos comparte, dicho reflejo ayuda a que la otra persona pueda sentirse comprendida y conectada con nosotros.

Teniendo conscientes estos puntos podemos darnos cuenta que el comprender el contexto o situación de una persona requiere de una gran capacidad de apertura, de tener la disponibilidad para establecer un contacto profundo y honesto con el otro, lo cual será de gran ayuda para darnos cuenta que todos tenemos un grado de vulnerabilidad, es ahí cuando conectar con las necesidades y sentimientos del otro nos será más fácil, y poder escuchar desde la comprensión y el no juicio, olvidando la posición del saber y siendo receptivos a la fragilidad humana.

También te podría interesar nuestro post: ¿Qué es asertividad y cómo ser asertivo?

Compartir  
Alan A. Salazar Gómez

Escrito por: Alan A. Salazar Gómez

Psicólogo y psicoterapeuta con enfoque psicoanalítico. Con una genuina vocación por la escucha y por el acompañamiento de las personas en su camino al autodescubrimiento. En Vime ha logrado conjugar ambas pasiones en pro de la salud física, mental y emocional.

Nuestros autores


L.N. Sandra Salazar

Licenciada en Nutrición, especialista en VIME Satélite. 

 


L.N. Leslie Bonilla

Licenciada en Nutrición, especialista en VIME Del Valle.

 


L.N. Fernanda Ambriz.

Licenciada en Nutrición, especialista en VIME Palmas.

 

Dra. Gloria Flores Hernández.

Médico General, Mtra. en Nutrición Clínica. 

También podría interesarte:

Categorías